Product SiteDocumentation Site

Capítulo 4. Instalación

4.1. Métodos de instalación
4.1.1. Instalación desde CD-ROM/DVD-ROM
4.1.2. Arranque desde una llave USB
4.1.3. Instalación a través de arranque por red
4.1.4. Otros métodos de instalación
4.2. Instalación, paso a paso
4.2.1. Arranque e inicio del instalador
4.2.2. Selección del idioma
4.2.3. Selección del país
4.2.4. Selección de la distribución de teclado
4.2.5. Detección de hardware
4.2.6. Carga de componentes
4.2.7. Detección de hardware de red
4.2.8. Configuración de red
4.2.9. Contraseña del administrador
4.2.10. Creación del primer usuario
4.2.11. Configuración del reloj
4.2.12. Detección de discos y otros dispositivos
4.2.13. Inicio de la herramienta de particionado
4.2.14. Instalación del sistema base
4.2.15. Configuración del gestor de paquetes (apt)
4.2.16. Concurso de popularidad de paquetes Debian
4.2.17. Selección de paquetes para instalación
4.2.18. Instalación del gestor de arranque GRUB
4.2.19. Finalización de la instalación y reiniciado
4.3. Luego del primer arranque
4.3.1. Instalación de software adicional
4.3.2. Actualización del sistema
Para utilizar Debian necesita instalarlo en una máquina; el programa debian-installer se encarga de esta tarea. Una instalación apropiada incluye muchas tareas. Este capítulo las revisa en orden cronológico.
El instalador para Buster está basado en debian-installer. Su diseño modular le permite trabajar en varios escenarios y evolucionar y adaptarse a los cambios. A pesar de las limitaciones que implica la compatibilidad con un gran número de arquitecturas, este instalador es muy accesible para principiantes ya que asiste a los usuarios en cada paso del proceso. La detección automática de hardware, el particionamiento guiado y la interfaz gráfica de usuario solucionaron la mayoría de los problemas que debían enfrentar los novatos durante los primeros años de Debian.
La instalación necesita 128 MB de RAM (siglas en inglés de «memoria de acceso aleatorio») y al menos 2 GB de espacio en disco duro. Todos los equipos de Falco cumplen con dicho criterio. Es de notar, sin embargo, que estos números son aplicables en la instalación de un sistema muy limitado sin un escritorio gráfico. Se recomienda un mínimo de 1 GB de RAM y 10 GB de disco duro en un equipo de escritorio para oficina.

4.1. Métodos de instalación

Se puede instalar un sistema Debian desde diferentes medios siempre que lo permita el BIOS del equipo. Puede iniciar desde un CD-ROM, una llave USB o inclusive desde la red.

4.1.1. Instalación desde CD-ROM/DVD-ROM

El medio de instalación más utilizado es mediante un CD-ROM (o DVD-ROM, que se comporta exactamente de la misma forma): el equipo inicia desde este medio y el programa de instalación toma el control.
Diferentes familias de CD-ROMs tienen distintos propósitos: netinst («network installation»: instalación por red) contiene el instalador y el sistema base Debian, se descargarán luego todos los otros programas. Su «imagen», el sistema de archivos ISO-9660 que contiene el contenido exacto del disco, sólo ocupa entre 150 a 280 MB (dependiendo de la arquitectura). Por el otro lado, el conjunto completo ofrece todos los paquetes y permite la instalación en un equipo sin acceso a internet; requiere alrededor de 16 DVD-ROMs (o 4 discos Blu-ray). Ya no hay un conjunto de CD-ROM-s oficial, ya que eran realmente grandes, apenas utilizados, y ahora la mayoría de los ordenadores usan DVD-ROMs además de CD-ROMs. Pero los programas se dividen entre los discos según popularidad e importancia; el primer disco debería ser suficiente para la mayoría de las instalaciones, puesto que contiene el software más utilizado.
Existe un último tipo de imagen, conocida como mini.iso, que solo está disponible como producto del instalador. La imagen solo contiene lo mínimo indispensable para configurar la red y todo lo demás es descargado (incluyendo las partes del instalador en sí mismo, lo cual es así porque aquéllas imágenes tienden a romperse cuando se publica una nueva versión del instalador). Estas imágenes se pueden encontrar en las réplicas de Debian bajo el directorio dists/release/main/installer-arch/current/images/netboot/.
Para adquirir imágenes de CD-ROM de Debian puede, por supuesto, descargarlas y grabarlas en un disco. Puede también comprarlas y, de esa forma, proveer un poco de ayuda financiera al proyecto. En el sitio web encontrará una lista de proveedores de imágenes de DVD-ROM y sitios donde descargarlas.

4.1.2. Arranque desde una llave USB

Desde que la mayor parte de los ordenadores pueden arrancar desde dispositivos USB, tambien podrá instalar Debian desde un llavero USB (esto no es más que un pequeño disco de memoria flash).
El manual de instalación explica cómo crear una llave USB que contenga debian-installer. El procedimiento es muy simple ya que las imágenes ISO para arquitecturas i386 y amd64 son ahora imágenes híbridas que pueden arrancar tanto desde un CD-ROM como desde una llave USB.
Primero debe identificar el nombre de dispositivo de la llave USB (por ejemplo: /dev/sdb; el método más simple para hacerlo es revisar el mensaje generado por el núcleo con la orden dmesg. Luego debe copiar la imagen ISO ya descargada (por ejemplo, debian-10.0.0-amd64-netinst.iso) con la orden cat debian-10.0.0-amd64-netinst.iso >/dev/sdb; sync. Esta orden necesita permisos de administrador ya que accede directamente a la llave USB y borra su contenido ciegamente.
Podrá encontrar una explicación más detallada en el manual de instalación. Entre otras cosas, describe un método alternativo para preparar la llave USB que es más complejo pero permite modificar las opciones predeterminadas del instalador (aquellas definidas en la línea de órdenes del núcleo).

4.1.3. Instalación a través de arranque por red

Muchos BIOS permiten arrancar directamente desde la red descargando un núcleo y una imagen mínima para usar como sistema de archivos . Este método (que tiene varios nombres como arranque PXE o TFTP) puede ser un salvavidas si el equipo no tiene una lectora de CD-ROM o si su BIOS no puede arrancar por otros medios.
Este método de instalación funciona en dos pasos. Primero, al arrancar el equipo, el BIOS (o la placa de red) hace un pedido BOOTP/DHCP para adquirir una dirección IP automáticamente. Cuando un servidor BOOTP o DHCP envía una respuesta, incluye un nombre de archivo además de la configuración de red. Luego de configurar la red, el equipo cliente hace un pedido TFTP (siglas en inglés de «protocolo trivial de transferencia de archivos») para el archivo del nombre que recibió. Una vez que adquiere dicho archivo, lo ejecuta como un gestor de arranque. Esto luego ejecuta el programa de instalación de Debian como si lo hubiese cargado desde el disco duro, un CD-ROM o una llave USB.
Todos los detalles de este método están disponibles en la guía de instalación (sección «Preparando los archivos para arranque por red TFTP»).

4.1.4. Otros métodos de instalación

Cuando necesitamos desplegar instalaciones personalizadas para una gran cantidad de equipos generalmente elegimos un método de instalación automático en lugar de uno manual. Dependiendo de la situación y la complejidad de las instalaciones podemos utilizar FAI (siglas de «instalador completamente automático», descripto en la Sección 12.3.1, “Instalador completamente automático (FAI: «Fully Automatic Installer»)”) o un DVD de instalación preconfigurado («preseeding», revise la Sección 12.3.2, “Presembrado de Debian-Installer”).